domingo, 21 de enero de 2018

Hasta la cocina :)

Si hay un lugar de la casa que nos gusta especialmente, ése es la cocina, donde se reúne la familia, los amigos...donde se enciede el fuego, y se preparan, con cariño, los bocados más suculentos. Por todo ello, la cocina es, para nosotras, la pieza más cálida y acogedora de la casa.

Empezamos por precalentar el horno y quitamos el pequeño quilt que lo recubre, un quilt como el de Mari Ruiz.


Trabajo que combina técnica a mano y a máquina. Apliques realizados a mano y acolchado a máquina. Un trabajo precioso para cubrir el cristal del horno de nuestra cocina.


Mientras el horno se prepara, vamos con la masa...

Esta es la funda que ha hecho Marisa para su amasadora. ¡Gracias por las fotos!


 Un trabajo muy bonito de temática muy acertada para decorar nuestra cocina.

Y así de estupenda se ve, una vez recogida y dentro de su funda.


Si, además de amasadora, tenemos la suerte de contar con uno de esos robots que hacen que las labores más arduas de la cocina sean más rápidas y fáciles... podemos tener uno de los siguientes modelos de fundas, como los que ha hecho Mari R..

La primera, de estructura rígida donde destaca en el frente una aplicación de intenso color vino.


 Y otra funda del mismo estilo, pero con motivos distintos en el frente y en la trasera.


 Así se ve el lateral de la funda, con una tela que luce por sí sola.


Vistas frontal y posterior de la segunda funda.



Y para finalizar la presentación...vamos a por la mantelería. Podemos elegir modelo en función del número de comensales o del momento del día.

En primer lugar, el  mantel de Dulce. Hecho a mano.

Una recopilación de tazas y teteras, perfecto para la merienda o para el desayuno.

 Tiene una combinación de colores que nos gusta mucho.


 En segundo lugar, un   mantel de Marcelina que hizo para regalar.




Labor realizada a mano y que incluye aplicaciones a festón y bordados (espinas de cactus, antenas y rastro de insectos...)


Otro cactus en detalle.


 Una mariquita...



Un detalle de las esquinas del mantel.


 Otros manteles...esta vez son individuales. Solo apto para dos personas. En este caso como detalle de boda. Son también de Marcelina, y han quedado así de chulos.

 Un trabajo realizado a mano.

Tiene como protagonistas el detalle de la "panolla" asturiana (mazorca) que guarda un lugar en su interior para la servilleta, a juego con los colores del mantel.



Y hasta aquí llega nuestra cocina de hoy. Esperamos que os haya gustado. ¡Gracias por pasar a vernos!

domingo, 7 de enero de 2018

Año Nuevo: Nuevas oportunidades

Cerramos las fiestas y recogemos los adornos navideños que nos han acompañado en el cambio de año.

Los árboles de Navidad de Carmen...


 La corona navideña de Marcelina...


 El avituallamiento de los Magos y sus gibosos acompañantes, los dromedarios.


Descansamos de los excesos con la comida, con los brindis... y volvemos a la normalidad.

 ¡Feliz Año a todos!


sábado, 2 de diciembre de 2017

Bolso con tulipanes y monedero

Ana empezó hace poquito con el patchwork, pero como vais a ver no le va nada mal.

Este es su primer trabajo de aplique que también combina ensamble: un bolso lleno de tulipanes amarillos.


El bolso por el otro lado, donde se ve claramente el ensamble de las dos telas que forman el fondo de los tulipanes.


 Un detalle de la rama que brota de forma espontánea junto a pétalos de los tulipanes y capullos en flor. 

 

Y aquí tenemos a Ana posando orgullosa con su nuevo bolso. 

 

Para un bolso así no podía faltar un monedero como éste.

Monedero de boquilla de bolas amarillas con bordados tanto por la cara delantera como por la trasera. En la cara principal, bordado con cintas también amarillas.

El fondo sigue el mismo estilo que el bolso.

La parte de atrás lleva unos detalles florales bordados con hilo.



Gracias por vuestras visitas. ¡Buen fin de semana!

sábado, 16 de septiembre de 2017

Básicos para la vuelta al cole

Con la vuelta al cole empiezan las listas de materiales: qué tenemos, qué hace falta...

Y además de alimentar la mente también debemos ocuparnos de alimentar el estómago.

Por todo ello, Estrella le ha hecho a Pablo esta bolsa para el recreo tan simpática.



Un guiño felino que guarda celosamente el bocadillo o el tentempié para el descanso de la mañana.



Y con un bordado a punto de tallo ya queda perfectamente etiquetado para distinguirse entre todos los de sus compañeros.


Los amigos no pueden faltar ni estar lejos para que la despedida del verano no sea tan dura.

Marcelina lo sabe muy bien, y por eso recreó a este amigo tan especial para su nieto Miguel.

 Aquí tenéis al original Orejotas (gracias por cedernos la foto).



Y éste es "Orejotas Junior", una versión del anterior, que vive en casa de Marce y espera a Miguel cada día con las patitas abiertas para recibir un buen achuchón después del cole.


Un trocito de tela minky (otras labores con minky), muy suave, ideal para peluches. Y pequeños retales de telas de patchwork 100% algodón para los ojos y la nariz. Unos bigote, una boquita y unas uñas bordadas...¡y listo! 

A estas abuelas tan detallistas no hay nada que se les resista.


Y para terminar, un neceser que puede sernos útil para cualquier momento y para guardar casi de todo. Es de Carmen, y no ha escatimado detalle tanto por una como por otra cara.

Aquí tenemos una casita con sus aplicaciones de ventanas, chimenea... y un jardín bordado (punto nudo, punto de tallo).



Por este lado una muñequita tan clásica y conocida como la Sunbonnet Sue en aplique recogiendo flores bordadas (punto margarita, punto de tallo).

La cremallera de puntilla siempre queda muy bien en este tipo de trabajos pequeños y contribuye a la decoración.


¡Buen fin de semana! Gracias por pasar a vernos.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Camino...al otoño

Los caminos soleados por los que pasamos este verano aparecen más cubiertos de hojas día a día...El otoño llama a la puerta y en poco tiempo se nos colará en casa, así que lo mejor es pensar en todo lo bueno que retomamos los días fríos o lluviosos: Un buen café, chocolate o té en buena compañía... puntadas con cariño en algo que disfrutamos viéndolo crecer... una buena película en casa o en el  cine, una obra o concierto en el teatro... pintar, cantar, tocar, bailar...La lista puede ser tan larga como nuestras inquietudes o nuestras ganas de aprender.

Mientras elaboramos la lista, vamos con otra lista, la de cosas pendientes de mostraros de estas chicas que tanto y tan bien trabajan. Empezamos:
 
Camino de mesa de Ana con técnica de Log cabin (o cabaña de troncos).



Uno de sus primeros trabajos en patchwork. Ha sido un regalo para su madre.


Así de bonito y elegante luce.



Unos monederos de Bego, también para regalar.
 


Lleva dos piezas metálicas que le dan cuerpo y rigidez para que se abran y se plieguen sin perder la forma.



Llevan un imán interior para el cierre.

Con telas y colores variados quedan muy coquetos. En la variedad está el gusto :)



¡Gracias por seguirnos! ¡Buen fin de semana!

miércoles, 16 de agosto de 2017

Bordando en Redwork

Bordados que dan luz y color a los días de verano.

Hemos publicado algunas otras labores del conocido bordado redwork o bordado con hilo rojo. Esta vez recordamos brevemente su historia para presentaros nuevas labores.



Europa, Época victoriana:  El furor por el “crazy” se desvanece poco a poco y las mujeres de  clase media-baja retoman el bordado con un hilo de color rojo llamado “Rojo de Turquía” (un tinte natural que se obtenía de la raíz de una planta procedente de  Oriente medio).


En la década de 1880 el tinte Rojo de Turquía se hace muy popular, sobre todo en América, porque no desteñía y resistía el desgaste de los lavados, algo que no ocurría con otros colores.


El redwork se bordaba con puntada de tallo, un punto de bordado que por su sencillez, también fue utilizado para enseñar a coser a los niños.


Las primeras labores bordadas en redwork fueron artículos para el hogar (accesorios personales, respaldos de sillas, cojines, servilletas, toallas, etc.) desde lo útil y funcional hasta lo meramente decorativo.


Desde entonces las revistas de labores y los fabricantes vieron un filón en el negocio del redwork, y se comercializaron ruletas para marcar y puntear los patrones, diseños, estampado de telas y kits con todos los materiales necesarios. Hasta que en 1870 apareció el hierro sobre las transferencias, un método que resultaba más rápido (un hierro caliente que aplicaba el diseño a la tela).

Después de esto el redwork saltó al gran formato de colchas y edredones.

En las colchas se utilizaban bloques bordados que más tarde se unían directamente, cosidos entre sí. Las costuras solían adornarse con punto de cruz o con una tira en rojo. El acolchado era algo opcional.


Y pasó el tiempo…y llegó la década de 1920 donde ya se podía encontrar una amplia gama de colores tan divertida que el bordado dejó de ser monocromo.
 


Webs de referencia (en inglés):
http://www.womenfolk.com/quilting_history/redwork.htm
http://www.nordicneedle.net/guides/stitching-techniques-guides/redwork/

  Delantal de Dulce: Combinación de bordado con cintas y redwork.


Detalle de la cesta con los dos tipos de bordados.


Mantel de Marce: Reciclando servilletas.  Combinación de blanco y rojo.


Otras vistas del mantel...




 Detalles del bordado redwork: motivos vintage relacionadas con la buena cocina.




Gracias por la visita. ¡Feliz semana!